Ha crecido la hierba

Pues eso, de la última vez a hoy, ha crecido bastante la hierba por donde voy a pasear. Mis humanos me tiran palos y piedras a las hierbas para que los busque. ¡¡Me lo paso pipa buscándolos!! Aunque casi nunca encuentro lo que me tiran. A ellos también parece que les gusta, porque se ríen bastante. Creo que se ríen porque voy dando saltitos.

Estos días también he viajado mucho en coche. He cogido el gusto a sacar la cabeza por la ventanilla y que me de un poco el aire. Además, mis humanos me bajan la ventana para que lo haga, asique imagino que no les importa que lo haga.

Lo que si que he notado es que ahora hace mucho más calor que antes. Por eso, cada vez que voy a pasear, aprovecho cualquier sitio para meterme al agua. Si veo un charco, allá que voy. Si veo un riachuelo, allá que voy. Si veo una charca, allá que voy. Así me refresco y bebo un poco de agua. El otro día me tiré al río porque vi un par de patos. En ese momento me asusté un poco, porque el río bajaba con fuerza y me costó un poco salir del agua, pero con la ayuda de mi humano, lo conseguí.

Ese mismo día estuvimos un buen rato tirados en la hierba. Estuvo bien. Jugué con la pelota, con las personas que pasaban, con los perros que aparecían… ¡Me divertí mucho!

Estos últimos días me han regañado un poco, porque dicen que no les hago mucho caso. Jo, son ellos los que no me hacen caso a mi…

Vuelvo a la carga con muchas cosillas

Bueno, pues vuelvo a “bloguear” después de casi un mes. He tardado tanto porque mis humanos han tenido problemas con el internet o algo así me pareció escucharles mientras me comía un hueso.

En este tiempo no han pasado muchas cosas, más o menos lo de siempre.

Pero bueno, últimamente mis humanos me están dando chuches cuando les doy la pata o me tumbo. Al principio no les entendía, pero ahora ya les he cogido el truco y les doy la pata antes de nada a ver si cuela, pero me hacen rabiar un poco.

Últimamente también he ido de paseo con otro perro, algo más pequeño que yo. Creo que se llama Thor. Yo juego con él, corriendo a ver si me coge… ¡¡¡Pero es muy lento!!! Será que todavía es muy pequeño…

Y ya, no me ha pasado gran cosa en este tiempo la verdad….

He ido algún día a correr, otros de paseo por donde los edificios grandes, y un día me llevaron a un río donde había unos pájaros muy raros. Pero nada muy extraño.

Bueno, ya otro día escribiré más. O no, ya veré.

 

Chavales con una pelota y luego de paseo

Pues ayer fue un día un poco diferente.

Por la mañana me llevaron a un sitio donde había unos cuantos chavales dando patadas a una pelota. Parece ser que a eso lo llaman “fútbol”. Lo que me sorprendió es que parecía que ninguno de ellos quería la pelota, porque la daban patadas para dársela a otro, y así. Y mira que estuve todo el rato diciéndoles que, si no la querían, que me la dieran a mi. Pero no hacían caso. Y encima, mi humano me regañaba por decírselo. En fin, menos mal que vino mi otra humana a recogerme, porque esos chavales me pusieron muy nervioso. Tenía ganas de llegar a casa, porque me había mojado mucho con el agua que caía del cielo.

Por la tarde estuve de paseo, como casi todas las tardes. Me lo pasé bastante bien, correteando por ahí, y jugando con algún palo que mis humanos me tiraron. Me dieron unas cuantas chuches, pero no sé muy bien por qué. Solo me las daban si me acercaba a donde estaban ellos. ¡Serán vagos!

En fin. Parece ser que uno de mis humanos se enfadó conmigo. Creo que fue por no acercarme a donde estaba el y no dejarme coger. Yo solo estaba jugando, pero parece que le sentó mal.

Cuando llegamos a casa, me llevaron a la ducha. ¡¡Cómo odio la ducha!! Eso si, me quitaron toda la tierra que tenía por el cuerpo, que con los caminos llenos de charcos, me manché bastante.

Luego me quedé solo en casa durante un rato. No tenía ganas nada más que de descansar, que el paseo fue un poco largo, asique eso hice.

Mi día terminó después, cuando me pusieron la cena y me sacaron después.