Chavales con una pelota y luego de paseo

Pues ayer fue un día un poco diferente.

Por la mañana me llevaron a un sitio donde había unos cuantos chavales dando patadas a una pelota. Parece ser que a eso lo llaman “fútbol”. Lo que me sorprendió es que parecía que ninguno de ellos quería la pelota, porque la daban patadas para dársela a otro, y así. Y mira que estuve todo el rato diciéndoles que, si no la querían, que me la dieran a mi. Pero no hacían caso. Y encima, mi humano me regañaba por decírselo. En fin, menos mal que vino mi otra humana a recogerme, porque esos chavales me pusieron muy nervioso. Tenía ganas de llegar a casa, porque me había mojado mucho con el agua que caía del cielo.

Por la tarde estuve de paseo, como casi todas las tardes. Me lo pasé bastante bien, correteando por ahí, y jugando con algún palo que mis humanos me tiraron. Me dieron unas cuantas chuches, pero no sé muy bien por qué. Solo me las daban si me acercaba a donde estaban ellos. ¡Serán vagos!

En fin. Parece ser que uno de mis humanos se enfadó conmigo. Creo que fue por no acercarme a donde estaba el y no dejarme coger. Yo solo estaba jugando, pero parece que le sentó mal.

Cuando llegamos a casa, me llevaron a la ducha. ¡¡Cómo odio la ducha!! Eso si, me quitaron toda la tierra que tenía por el cuerpo, que con los caminos llenos de charcos, me manché bastante.

Luego me quedé solo en casa durante un rato. No tenía ganas nada más que de descansar, que el paseo fue un poco largo, asique eso hice.

Mi día terminó después, cuando me pusieron la cena y me sacaron después.

Back To Top